Inicio Finanzas México se convierte en el principal socio comercial de Estados Unidos

México se convierte en el principal socio comercial de Estados Unidos

9 Minutos
0
0
México se convierte en el principal socio comercial de Estados Unidos

El intercambio comercial mejora a pesar de las tensiones fronterizas y la incertidumbre sobre el tratado de libre comercio

México / Nueva York.- La relación comercial entre México y Estados Unidos ha mejorado significativamente en los primeros dos meses de 2019, a pesar de las tensiones en la frontera. El intercambio de mercancías en enero y febrero muestran que México se ha convertido por primera vez en el principal socio comercial de EE UU, rebasando a China. Según datos del Departamento de Comercio, las exportaciones e importaciones entre los dos países americanos sumaron 97.400 millones de dólares en el primer bimestre de 2019, un avance del 3,4% para México.

Las exportaciones de la industria automotriz de México han contribuido a elevar el valor del intercambio comercial con Estados Unidos, al mismo tiempo que China —que se posicionó desde hace tres años como el mayor socio— sumó 90.300 millones de dólares en su comercio con EE UU debido a que disminuyó en un 13,5% el tráfico de mercancías ante las políticas proteccionistas emprendidas por el presidente estadounidense, Donald Trump.

México ha resistido las amenazas de Trump sobre el cierre de la frontera y la aplicación de cuotas a algunas de la mercancías que viajan a Estados Unidos. El Gobierno mexicano ha protestado recientemente sobre la imposición de aranceles al acero y al aluminio que la Administración de Trump implementó el año pasado; además se encuentra negociando un acuerdo de suspensión de tasas, vigente desde 1996, para evitar cuotas sobre el jitomate mexicano que cruza la frontera.

Ante la crisis migratoria que ha elevado significativamente las peticiones de asilo en los principales puertos de entrada a EE UU, el Gobierno de Trump ha redistribuido en las últimas semanas a sus agentes en las garitas fronterizas, lo que ha provocado una importante demora en el ingreso de mercancías y personas al territorio estadounidense. Ante las largas filas en los cruces fronterizos el Gobierno mexicano ha pedido a EE UU “agilizar con urgencia” el traslado de las mercancías. “Detener el flujo de mercancías y el tránsito de personas es un detrimento para nuestras economías y para la competitividad de la región”, ha manifestado la secretaría de Exteriores en un comunicado. Está previsto que México entregue en las próximas semanas un informe sobre las pérdidas económicas que los retrasos en la frontera han provocado.

Ambos países están a la espera de que se adopte formalmente el nuevo marco que regulará los intercambios comerciales entre los dos países y Canadá, conocido como T-MEC. Los demócratas en el Congreso están poniendo pegas. La Comisión Internacional de Comercio, sin embargo, acaba de publicar un estudio de impacto en el que asegura que el sustituto del TLCAN tendrá un efecto positivo para la economía estadounidense. Aunque lo califica de “moderado”, lo que contrasta con el entusiasmo expresado por el presidente Trump.

Una fila de camiones de carga espera entrar a EE UU a través de la garita de Tijuana. Andrés Martínez Reuters
Una fila de camiones de carga espera entrar a EE UU a través de la garita de Tijuana. Andrés Martínez Reuters

El sector automotriz, el más importante por su peso, registrará un incremento de 76.000 empleos gracias a las inversiones que los fabricantes van a destinar a reforzar la producción en EE UU para poder cumplir con las nuevas reglas de origen. Pero el análisis muestra también que los nuevos requerimientos contribuirán a elevar los precios para los consumidores y podría reducir por consiguientes las ventas, que están ya en un punto de inflexión.

Los tres países firmaron el acuerdo el pasado noviembre, tras dos años de duras negociaciones y bajo la constante amenaza de Trump de romper la baraja. Ahora incluye también los intercambios en la economía digital e incorpora cláusulas laborales. La mayoría de los aranceles en la zona se eliminaron hace 25 años, por lo que el efecto positivo es más limitado. El estudio lo cuantifica en un aumento del 0,35% del PIB estadounidense respecto a si se mantuviera el viejo TLCAN.

Robert Lighthizer, representante de Comercio Exterior y principal negociador del T-MEC, señala que “es más del doble del 0,15% de crecimiento que se proyectó” para el acuerdo multilateral del Transpacífico, del que se descolgó EE UU al estrenarse Trump como presidente. El nuevo tratado con México y Canadá aumentará el volumen de la economía estadounidense en 68.000 millones de dólares y sumará 176.000 empleos en todos los sectores.

“Tendremos un crecimiento más robusto, más comercio y más trabajos”, insiste Lighthizer, “particularmente en la manufactura”. “No puede haber dudas de que es algo grande para la economía de América”, concluye el embajador. Los analistas comparte que el efecto será “positivo” aunque rebajan el tono al afirmar que su impacto va a ser tan grande. Queda por ver como el reforzamiento de los recursos en la automoción puede afectar a otros sectores industriales.
Tomado de El Pais

Cargar mas articulos relacionados
Cargar mas de Flor Cardenas
Cargar mas de Finanzas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mas Notas

Presenta secretario de economía resultados y programas de la ZEERS

Hermosillo, Sonora, mayo 24 de 2019.- Para presentar los resultados y programas a realizar…