Inicio Nogales ARRIESGARON SU VIDA PARAVSALVAR A CIUDADANOS DURANTE BALACERA

ARRIESGARON SU VIDA PARAVSALVAR A CIUDADANOS DURANTE BALACERA

6 Minutos
0
0
AGENTES DE TRÁNSITO MUNICIPAL ARRIESGARON SU VIDA PARAVSALVAR A CIUDADANOS DURANTE BALACERA

Nogales, Sonora.- Una niña y un adulto fueron rescatados por agentes de Tránsito Municipal en medio de la nutrida balacera ocurrida en la calle Tecnológico.

En el primer caso una niña de entre 8 y 9 años de edad quedó atrapada al iniciar la balacera dentro de un auto negro tipo suburban a un costado de una farmacia.

Los agentes de Tránsito, Juan Castro Sesteaga, de 42 años de edad, y Francisco Ramírez Quezada, de 38 llegaron en sus motocicletas para apoyar a sus compañeros, quienes pidieron ayuda por radio.

“Al llegar a la zona del enfrentamiento escuché a una mujer que lloraba y pedía ayuda ya que su hija estaba dentro del auto”, dijo Juan Castro, “por lo que yo decidí primero protegerlos antes de enfrentarme a los sicarios”.

El oficial Castro se lanzó hacia el auto, localizando a la niña refugiada en el portamaletas, llorando y temblando de miedo. “Vi sus lágrimas en sus mejillas”, dijo.

Al jalar a la niña al asiento posterior los sicarios dirigieron los balazos hacia la suburban, con la niña y el oficial dentro.

“La jalé hacia afuera y abajo del auto, nos refugiamos tras los rines de las llantas, ya que lo balazos pasaban por arriba y abajo del carro que quedó con todos los vidrios destrozados. Ahí tuve abrazada a la niña y a la madre, quienes no paraban de llorar…”, comentó, hasta que bajó la intensidad de balazos.

Cuando bajó la intensidad de los balazos, el oficial tomó a la niña y su madre y las llevó a resguardar a un restaurante donde las entregó a un empleado para que las resguardara.

El oficial volvió a la zona de combate a apoyar a sus compañeros. Ninguna otra corporación estatal o federal apoyó a los municipales mientra duró el tiroteo.

Mientras esto ocurría, de manera simultánea, el oficial de Tránsito, Ramírez Quezada, llegó hasta la zona de la balacera, a un lado del expendio de cerveza.

A unos metros del enfrentamiento principal, dos adultos se refugiaban detrás de un auto repartidor de agua y pedían ayuda y en su nerviosismo no sabían qué hacer.

“Yo me acerqué y los saqué de la zona de la balacera. Los dejé en un parapeto, detrás de una pared, y después corrí a ayudar a mis compañeros”, comentó.

Los dos oficiales de Tránsito apenas recuerdan a las personas a las que le salvaron la vida arriesgando la suya propia. “Cumplimos nuestro deber con los ciudadanos”, coinciden ambos.

Todo pasó en unos minutos. Es un torbellino de acción y tensión. De los adultos apenas recuerdan estatura y edad aproximada.

El saldo fue de tres patrullas destrozadas a balazos y varios autos dañados. Los policías municipales con desventaja en armamento se enfrentaron a los delincuentes.

Pero la madre de la niña se fue en el auto, así, baleado y sin cristales en cuanto acabó la balacera… pero regresó al C4, para agradecer a oficial Castro Sesteaga por salvar a su hija… “Y me regresó el casco, que se me había quedado en su carro”, comentó el oficial.

Tomado de Infonogales

Cargar mas articulos relacionados
Cargar mas de Flor Cardenas
Cargar mas de Nogales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Mas Notas

“Por respeto”, arzobispo no interrogó a sacerdote acusado de abuso sexual

SANTIAGO DE CHILE.- Envuelta en un escándalo de abusos sexuales y encubrimiento, la iglesi…